6 nov. 2007

Una sola carne



Cual
una princesa
vestida de blanco
con encajes de oro
topacio…

Glamurosa
como el cielo azul
de eterna belleza
cual poema
para
leer despacio

Así eres tú
cual gaviota
volando entre naves
con un vuelo razante
salpicada
por espumas
de las olas gigantes

Entre
amaneceres frescos
y el trinar de pájaros
entre suspiros
profundos
o en las rojez de la tarde

Te diré te amo
ante todo el mundo
mi hermosa princesa
¡por fin seremos
una sola carne!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

eres un genio!!!!! me re gusto!!! hoy te lo hago famoso, este poema va a llegar a otros lados...Lidia Rodriguez

Juan Carrizo dijo...

No es importante ser famoso,si me interesa que te haya gustado (que tengas un día hermoso)

 
© 2009 Template modificada por el grosso Facu para Juan